martes, 10 de junio de 2008

Entrenamiento: de La Luisiana (Sevilla) a Córdoba

Vídeo 1:



Vídeo 2:



Distancia Total: 108.70 Km.

Tiempo total pedaleo: 5: 32: 27.69

Velocidad Media: 18.6 km/h.

Velocidad Máxima: 59,9 km/h

Calorías totales: 3874 cal.

Ascenso total: 617 metros

Aprovechando que estoy en mi pueblo pasando el fin de semana para ver a mis padres, programo con mi hermano una ruta en principio muy corta porque está saliendo de una lesión y no quiere forzar demasiado. 38 km por la antigua vía del tren: Sevilla…. Córdoba, convertida en Vía Verde para llegar a la vecina ciudad de Ecija y vuelta para La Luisiana.






Salimos a las 10 de la mañana esperando la incorporación de otros componentes. Al final los dos solos iniciamos la marcha hacia la “ciudad de la Torres” (Ecija). Por el camino nos encontramos a gente conocida: Mi primo Antonio o el veterano ciclista del “Clud Ciclista Ciudad del Sol” Manolo “El carpintero”. Tras sendas paradas para saludos llegamos a Ecija con la idea de continuar hasta una antigua casa de peones de Renfe: “Navalagruya”.






Por el puente de hierro que cruza el río Genil decimos adios a la ciudad Astigitana iniciando un ascenso. A ambos lados del camino: la campiña sevillana con sus campos de girasoles y cereales. En muchos tramos aún conserva en sus márgenes la vegetación original de la época del tren: lentiscos, jaras, cañaverales abrazan la senda resistiendo al paso del tiempo. Nos detenemos en uno de los muchos puentes que forman parte de la vía verde, hacemos fotos del entorno.

-¡Qué fácil resulta imaginar a uno de tantos trenes de vapor que con su lento caminar, circularon por estos lugares.!. : - ¡Oh puente mío! ¿Si pudieras hablar? ¿Cuántas historias de vida podrías contar?.












Ya en la provincia de Córdoba nuestra vía férrea se encuentra con la modernidad del AVE: -Cada vez que pasa un tren Ave por esta zona seguro que le hace un guiño cariñoso y un pensamiento: ¡Gracias! ¡Sin ti no hubiera nacido!.




En el pueblo de Las Pinedas hicimos una parada para reponer las fuerzas, habíamos decidido continuar hasta Córdoba. Mi hermano Jose esta muy fuerte y ya no se acuerda de la lesión.




Las Pinedas, La Carlota Chica, Fuencubierta, Guadalcazar, pueblos hermanos unidos por la misma sangre de la Vía del tren nos dan compañía y descanso hasta llegar al último obstáculo antes de llegar a nuestro destino, un tunel de más de 500 metros. Todo se vuelve oscuro, pedaleamos a tientas Jose graba todo el recorrido. Poco a poco se hace la luz y de nuevo salimos hacia el tramo final. A lo lejos ya se divisa Córdoba. ¡Por fín hemos llegado al Km 0 de la vía del tren!.

Es la hora de la comida, buscamos un restaurante en la entrada de Córdoba:

¡Están todos cerrados! ¡Están de Feria! ¡igual que en la etapa de Sanlucar de Barrameda!.

Menos mal que dimos con un Macdonall y terminamos comiendo hamburguesas. En la comida valoramos si volver tras nuestros pasos o coger un tren hasta Palma del Río y desde allí dos hora más en bici hasta La Luisiana.








Nos decidimos por esta última opción. Entramos en el corazón de Córdoba pasando por el río Guadalquivir hasta llegar a la estación el ferrocarril que majestuosa y moderna se muestra como signo de evolución frente a la milenaria Córdoba. En su interior un continuo fluir de pasajeros inundaba todos sus rincones, nada que ver con esas pequeñas estaciones de hace más de 50 años en dónde el tiempo parecía detenerse. Nuestro tren estaba estacionado en la vía 5, para no molestar a los pasajeros nos colocamos en el último vagón esperando su salida.




A las cinco y media ya estábamos en Palma. Parte del camino hasta La Luisiana lo hicimos acompañado de un ciclista: Juan “el Pollo”, conversando llegamos a Cañada del Rosal, nos despedimos de Juan con unas fotos y nos marchamos para casa.








1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias compañeros de La Luisiana, por enseñarnos esos caminos que pedaleais. Un saludo especial para ese "pedazo de maestro escuela".