viernes, 31 de octubre de 2008

3ª Etapa: Santos de Maimona...Mérida..El Carrascalejo

Sábado, 2 de Agosto del 2008

Vídeo de la etapa:



Datos de la etapa:

Distancia total.- 77, 210 Km
Velocida Maxima.- 47,60 Km / h
Velocidad media.- 17,12 Km/h
Tiempo empleado.- 4 horas 28’ 56’’


A las seis de la mañana suena el despertador: ¡Vamos para arriba!, de un salto me levanto y empiezo a preparalo todo para la salida. A las siete ya estoy camino de la policía municipal para dejar las llaves del albergue. Al llegar me doy cuenta de que la rueda trasera está pinchada. ¡Mi primer pinchazo!, decido volver hacia una gasolinera para arreglarlo . Al final, entre una y otra cosa salgo muy cerquita de las ocho de la mañana.





El camino es ancho y cómodo pero enseguida empiezo a transitar por encima de la original vía romana.













A las 11 de la mañana ya estaba en Mérida. Un paseo para hacer fotos y sellar la credencial en la casa del presidente de la Comunidad Extremeña y desde allí para El Carrascalejo.

















El pantano de Proserpina me sorprendió por lo bien preparado que lo tenían. Playas de arena separadas por bares o “chiringuitos” hacían del lugar un paraje único para combatir los rigores del verano.



Dejo la carretera y me interno por un camino dominado por la arena. Con mucho cuidado y con un lento caminar porque el calor se hace sofocante, me detengo varias veces para refrescarme debajo de una encina. Llego Al Carrascalejo a la una de la tarde. ¡Bien!, ¡objetivo cumplido!. A tiempo para comer. Después de saludar a Carlos y a Katy, me marcho para casa de los padres de Isa. Después de una ducha y un descanso merecido a las dos de la tarde ya estoy con Carlos y Katy para degustar un buen almuerzo: Arroz con liebre, tortilla de verduras, ensalada de tomates de la huerta.Cuando teminamos de comer nuevamente para casa a descansar y preparalo todo para el día siguiente (Lavado de la Bicicleta, engrasado, lavado de ropa etc..). Decido dejar la mochila superior para desprenderme de peso. Junto con ella también se queda una linterna, un pulpo y la esterilla aislante. Ya por la tarde me viene a buscar carlos para tomar café y darnos un baño en su piscina. Esto era ya el colmo de la relajación. Toda la tarde en la piscina, hasta que se hizo la noche y del café pasamos a la cena y de la cena a la cama.

No hay comentarios: